lunes, 29 de octubre de 2012

Preparando Halloween

Faltan dos días para Halloween y ya le veo cara de calabaza a todo lo que se mueve. Algunos adornos los tengo puestos desde hace semanas, pero en este frenesí festivo en el que me hallo todo me parece poco y ayer estuve haciendo estos fantasmitas que vi en A Beautiful Mess, sustituyendo el encaje y el cordel por tul blanco y lazos.
 
 

 

 
 Me gusta el efecto que hacen las cintas una vez anudadas, parecen bracitos fantasmales extendidos.

 
 
 
Esta tarde he ido, como cada año, a la tienda de disfraces del pueblo a comprar las chucherías para cuando los niños vengan a pedir truco o trato. Es uno de mis momentos preferidos de estas fiestas porque cuando se acerca el día treintayuno la tienda está llena de gente y ponen música de películas de Tim Burton, y podría sentarme en un taburete y quedarme allí toda la tarde. Y sería la loca del taburete.
 
Para las bolsitas de chucherías de este año quería añadir algo hecho a mano, sencillo y que resultara divertido a los niños, y se me han ocurrido estas marionetas de dedo monstruosas.
 
 
 
 
Se hacen en un plis: simplemente tenemos que dibujar la silueta de nuestro dedo índice con un margen de aproximadamente un centímetro para que no quede demasiado justo, recortar dos piezas de fieltro para hacer el cuerpo y añadir los detalles monstruosos que queramos. Yo les he puesto un ojo, una buena dentadura, dos cuernitos y dos brazos en posición de asustar que no asustan nada. El ojo y la boca se cosen a la parte frontal con unas pocas puntadas, y las otras piezas se van insertando a medida que cosemos el contorno, dejando la parte de abajo abierta para meter el dedito.
 
 
 
 
Es una buena idea si vais a tener niños en casa, o si esperáis la visita de vuestros pequeños vecinos. O para divertirnos un rato, que yo con una marioneta de dedo echo la tarde.
 
Si es que sale muy barato entretenerme...¡buenas noches y feliz -y festiva- semana!
 

sábado, 27 de octubre de 2012

Retomando el punto

Esta semana he vuelto a coger las agujas después de mucho tiempo, y me he dado cuenta de que es algo que debería hacer más a menudo porque me sienta bien. Han sido unos días un poco desorganizados, de rutinas alteradas, horarios interrumpidos e ideas renqueantes, y cuando las cosas no fluyen es mejor no forzarlas, dejarlas de lado un rato hasta que funcionen de manera natural. Resulta un poco difícil cuando lo que se ve afectado es el trabajo, pero es sano y necesario tomarse un respiro.
 
Así que, cuando veía que la cosa no avanzaba, cogía las agujas y me ponía a tejer, punto tras punto, viendo crecer otro cuadradito que un día de estos se convertirá en una manta. Y poco a poco las cosas vuelven a su lugar.



 
 
Estoy peleándome de nuevo con el punto jersey, pero en cuanto vuelva a dominarlo me lanzaré a probar el punto de arroz. Lo sé, vivo al límite.

¡Buenas noches y que tengais un bonito domingo, que estrenamos horario de invierno!

miércoles, 24 de octubre de 2012

Patatas aliñadas

Si vas a Cádiz, probablemente gran parte de lo que comerás habrá salido del fondo del mar: cazón en adobo, patatas con choco, pescado en sobreusa, tortillitas de camarones y pescaíto frito en general. Pero a mí me dio por hacerme prácticamente vegetariana, y digo prácticamente porque a veces como atún de lata -¡oh, no!-, con lo cual muchos de los platos típicos que he visto prepararse siempre en casa yo ni los cato.
 
Pero aún me queda una esperanza: me quedan las patatas aliñadas, o mejor dicho,
 

 


Es una receta tan sencilla que ni yo podría estropearla, y cada vez que mis padres me traen cebolleta morada de Cádiz aprovecho para hacerla. Hay algunas variantes, pero en mi casa se comen así.

Ingredientes:

- cuatro o cinco patatas medianas
- cebolleta morada, o blanca que también vale
- una lata de atún
- aceite de oliva
- un huevo cocido
- perejil
- sal
- vinagre, aunque yo no suelo ponérselo

Tan sólo hay que cocer las patatas, pelarlas, trocearlas y mezclarlas con la cebolleta y el huevo duro picaditos, la lata de atún escurrida y el aceite, el perejil y la sal, todo en una fuente grandota. A mí me gusta comerlas cuando aún están un poquito templadas.


 
 
Una vez cocidas y peladas las patatas lo demás se hace en un plis, y es una comida o acompañamiento muy sano y ligerito. No soy muy fan de los guisos, en general prefiero los platos sencillos con pocos ingredientes no demasiado cocinados. Hay excepciones, claro, como las patatas guisadas de mi madre. Mamá, esto es un llamamiento a una ollita de patatas guisadas. Tengo un blog y sé cómo usarlo.
 
Y nada más por hoy, que me he propuesto irme a la cama antes de las once y sólo queda media hora, ¡buenas noches y que tengais un bonito jueves lluvioso!
 
 
PD: ¡Los buhítos y yo os damos las gracias con saltos y volteretas por vuestros comentarios de ayer!

martes, 23 de octubre de 2012

Buhítos

He subido al catálogo estos dos nuevos pares de pendientes; son unos buhítos muy coloridos, hechos con fieltro, tela, detallitos bordados y grandes ojos saltones de cuentas.









Ya los podéis encontrar aquí.
 
 
Muchas gracias por vuestros comentarios en la entrada de ayer, me alegra que os gustara el puestito supercursi, ¡yo lo monto con mucha ilusión!
 
¡Buenas noches y que tengaís un gran miércoles!

lunes, 22 de octubre de 2012

Semana nueva, nuevos ánimos

¡Aquí llego después de más de una semana sin actualizar! El catarro me dejó hecha un trapo, las entradas que tenía previstas se quedaron muertas de risa en la agenda y cuando me sentí un poco mejor me dediqué a adelantar el trabajo que se había quedado atrasado y prepararme para la Reunión de Creadores de Muelle Uno. No pude disfrutar mucho del evento porque tenía un dolor de cabeza m.o.n.u.m.e.n.t.a.l. y a última hora ya me costaba hasta tenerme en pie, pero antes de convertirme en un despojo humano conseguí sacar algunas fotos.

 
¡Mi puestito!


 
 
¡Todos los espacios estaban hechos con palés!


 
 
Tuve una visita muy especial (sin menospreciar a las demás -¡mil gracias!) que me alegró el día, ¿os acordáis de Bandi?

 
¡Ha crecido un montón!

 
El entusiasmo fue mutuo porque él no esperaba encontrarme allí y cuando me vio se puso a saltar de contento, ¡nos faltó bailar cogidos de las patas!
 

Y esta foto tan bonita la he cogido prestada de Muelle Uno, ¡gracias!

 
 
Ya descansada, con la cabeza recuperada y los encargos pendientes prácticamente terminados, empiezo la semana con ánimos renovados y un montón de cosas que quiero hacer, pero ahora mismo mi máxima aspiración es ponerme el pijamita e irme a dormir, ¡buenas noches y que empecéis bien la semana!

viernes, 12 de octubre de 2012

Niña Ciervo y Niña Gato

No sé si fue por la noche que me fui a dormir con el pelo todavía mojado (y soñé que me salía moho en la cabeza *argh*) o porque algún niño adorable e infecto del aula matinal me ha contagiado algo, pero me arde la garganta, me duele la cabeza y estoy hecha un trapo.

Mis poquitas fuerzas de hoy las he empleado en fotografiar estas dos niñas y subirlas al catálogo. ¡Con ustedes, Niña Ciervo y Niña Gato!







Ya podéis encontrarlas aquí
 
 
Tengo un paquete que preparar, un par de encargos que terminar,  debería subir estas criaturitas a etsy y mi pelo pide a gritos ser lavado, pero yo creo que lo que voy a hacer es darle un poco de amor al sofá, ¡buenas noches y que paséis un estupendo findesemana!

jueves, 11 de octubre de 2012

Cuando Zara fabricaba en España

Haciendo limpieza de armario he encontrado algo que dice mucho de a dónde ha llegado la industria textil de hoy. Se trata de un vestido de Zara que compré de segunda mano en un mercadillo hace ya unos ocho años. A pesar de ser usado estaba en perfectas condiciones, y yo lo usé mucho más porque me encantaba. Hoy lo he encontrado en mi armario y como se me ha quedado pequeño lo he puesto en el montón de ropa para dar a otro mercadillo y que la prenda siga viviendo unos cuantos años más, y al verlo tan nuevo, resistente y bien hecho he mirado por curiosidad la etiqueta.

 
 
Made in Spain


Zara pudo seguir haciendo ropa bonita, de calidad y duradera, mantener sus fábricas en España y supervisar cada detalle para que quizá menos consumidores recibieran productos mejor elaborados, dando un empleo digno a muchas personas y evitando la explotación que hay hoy día sin ningún tipo de control en otros países. Pero en lugar de eso decidió hacerse gigante, monstruosa, a cualquier precio. Mucha gente seguirá comprando sus prendas de tejidos endebles y costuras mal terminadas, pero en mí tienen a una consumidora menos. Por suerte eso está en mi mano.

miércoles, 10 de octubre de 2012

Coleccionista

La mayoría de nosotros ha empezado una colección alguna vez; es algo innato en el ser humano. De pequeña recuerdo haber coleccionado cosas sencillas como cromos, sellos, conchas y cristalitos de la playa, pegatinas, recortes. Siendo ya un poco más mayor inicié una colección de cerditos, y todo el que quisiera regalarme algo lo tenía fácil: peluches, huchas, llaveros, bolígrafos (aún conservo uno que los niños de colegio conocen como "el bolicerdo"), y aunque el año pasado mi percepción de los cochinitos sonrosados cambió ligeramente al tener que pasar por delante de un matadero casi a diario, los sigo conservando.

 
Foto arcaica sacada de mi fotolog


Una colección suele ocupar espacio, a no ser que se te ocurra una idea peregrina como recopilar nombres de mujer. Tenía una libreta llena de ellos, se hizo popular entre mis amigos y conocidos y siempre venía alguien con nombres que había escuchado o leído en algún sitio apuntados en un papel, o me retaban diciendo "¿a que no tienes éste que te voy a decir?". Y era raro que no lo tuviera, ¡llegué a reunir miles! Por desgracia, e incomprensiblemente, perdí esa libreta, y aún tengo esperanzas de que aparezca entre algún montón de trastos.
 
Mi colección de listas de la compra olvidadas en las cestas del supermercado es otra digna de mención. Las tengo en varios idiomas, pero reconozco que mis favoritas son las que tienen alguna falta de ortografía muy gorda o un nombre mal escrito, como aquel arroz pasmaki que supongo que en realidad era basmati.
 
Hoy día no diría que hago una colección intencionada, pero si de recopilar se trata mi taller es la cueva de Alí Babá del craft, y como muestra un botón, ¡o varios!




Las cintas y puntillas son otra cosa que me vuelve loca, ¡son tan bonitas y sirven para tantas cosas!


 

Estas son un poquito más especiales porque son antiguas y las he ido encontrando en el mercadillo de los tesoros. Resulta emocionante abrir un envoltorio de algo que se fabricó en 1978.



 
 
Y si algo me gusta coleccionar como señora mayor inglesa que soy en mi interior, es vajillerío. Ay. Ahora estoy la mar de reformada y soy capaz de decirle adiós con la manita a una fuente de horno floreada del mercadillo sin llorar, y fui consciente de que debía dejar de comprar teteras  el día que Amorcito me dijo desde la cocina "¡Yle, aquí hay otra tetera!" como si se hubiera encontrado una rata. Pero lo que tengo lo guardo como un tesoro y lo uso como tal, ¡es una colección útil! ¡Está totalmente justificada!

 

 
Y vosotros, ¿qué coleccionais?
 
 
¡Buenas noches! ¡Mañana es jueves-viernes!

lunes, 8 de octubre de 2012

En el taller

Después de un findesemana poco provechoso en cuestiones de costura, hoy le he dado a la aguja con frenesí para ir sacando adelante las cosas pendientes: un par de encargos, cursiladas nuevas para finales de esta semana y material para mi tenderete supercursi que sale de nuevo de paseo, ¡viva!




 

El próximo domingo 21 de octubre estaré en el Muelle Uno de Málaga formando parte de la temporada de otoño de Reunión de Creadores. Hace ya unos cuantos meses que no participo en ninguna feria, así que tendré que refrescar la memoria e ir pensado cómo apaño la mesa. El otro día Señores Padres me preguntaron si quería este viejo frutero de dos pisos para algo, y mi corazón de urraca dijo "¡sí!"


 
 
Hay que limpiarlo un poco para sacarle el brillo, pero si consigo meterlo en el carrito supercursi me vendrá genial como expositor.
 
Muchas gracias por vuestros comentarios sobre las calaveritas, están tan contentas que hasta les veo la sonrisa más ancha y todo. Y con una sonrisa me voy a ir yo a la cama dentro de poco, que ya le he sacado bastante partido al día.
 
¡Feliz comienzo de semana!

viernes, 5 de octubre de 2012

Flores y calaveras

Es viernes, ¡bello viernes!, y vengo con algunas cursiladas nuevas que acabo de subir al catálogo.


Calaveritas mexicanas en forma de broche y de pendientes




 
  
¿Recordáis la coronita de tul que me hice para una boda? Ésta es una versión en rojo fresa que da un toque mágico a cualquier cosa que te pongas, ¡de verdad de la buena! También se puede hacer por encargo en otros colores.
 

 
Toda todita la información aquí
 
 
Muchísimas gracias por las palabras bonitas que tuvísteis para las primeras creaciones supercursi; son muy especiales para mí y me hacía ilusión compartirlas con vosotros.
 
¡Que paséis un maravilloso findesemana bajo el sol de Otoño!
 

miércoles, 3 de octubre de 2012

Yacimientos arqueológicos de supercursi

Hoy he estado en Villa Progenitores haciendo excavaciones arqueológicas en mi cuarto, y han aparecido unas cuantas cosas de cuando empecé a dar los primeros pasos con supercursi sin pensar en lo importante que llegaría a ser para mí. Sólo sabía que no podía dejar de inventar y que me encantaba esa sensación.
 
Al principio customizaba camisetas, y esta fue una de las primerísimas que hice. La llevé a un mercadillo -otra primera experiencia- que se celebró junto a la playa y en el que la infraestructura de mi puesto se reducía a la manta que usábamos para poner el belén en casa.




También llevaba algunos broches. Por aquellos días se estaba decidiendo sobre la ley que permitiría los matrimonios homosexuales, y me quedé tan ancha haciendo este broche reivindicativo. Apenas vendí, pero recuerdo que volví a casa con un intenso moreno barbiemalibú.


 
 
Este broche de setitas con volante asimétrico es otro que guardo con mucho cariño.



 
La muñequera de estrellitas bordadas en el puño de una camiseta es de la era pre-supercursi, en la que ya me hacía algunos complementos imposibles.
 
 
 
 
Durante todo este tiempo he ido avanzando muuuuy despacito pero de forma constante, con más ilusión cada día, y cada minúsculo paso que he dado ha sido grande para mí. Aún tengo muchísimas cosas que aprender y un montón de ideas peregrinas que llevar a la práctica, ¡y me hace tan feliz!
 
¡Buenas noches y que tengáis un gran jueves!

lunes, 1 de octubre de 2012

Octubre de calabaza

 
 
Octubre ya está aquí y trae consigo una de las cosas que más feliz me hacen: ¡Halloween! Sí, ya sé que no es hasta el día treintayuno, pero ¿por qué celebrarlo un sólo día cuando puedes hacerlo tooodo un mes?
 
Ya he sacado los adornos y esta semana empezaré a decorar La Casita Marrón.
 

 
 
¡Y definitivamente tengo que probar esta pizza de fantasmas!
 
 
 
 
 
 ¡Feliz y mágico comienzo de mes!